A priori

A priori

Conforme a su etimología, equivale a la locución "por lo que precede" e indica la demostración consistente en descender de la causa al efecto, o de la esencia de una cosa a sus propiedades. Por oposición con a posteriori (v.), significa toda idea o juicio que la inteligencia formula sin el concurso de la experiencia histórica, mediante el desarrollo descendente de un principio universal.

Explicación:

"A priori" se utiliza para referirse a un tipo de conocimiento, juicio o demostración que se obtiene antes de la experiencia, es decir, sin depender del concurso de la experiencia histórica. Contrasta con el término "a posteriori," que se refiere a conocimientos basados en la experiencia empírica.

La expresión se emplea comúnmente en filosofía y epistemología para indicar que ciertas ideas o juicios son formulados por la inteligencia sin depender directamente de la experiencia, sino a partir de principios universales o conceptos previos.

Ejemplo:

Supongamos que alguien tiene el concepto de "triángulo" en su mente, conociendo que es una figura geométrica con tres lados y tres ángulos. Este conocimiento es "a priori" porque no se adquiere a través de la experiencia con triángulos específicos, sino que se deriva del entendimiento de la definición misma de un triángulo. En este caso, la idea del triángulo se formula sin depender de experiencias específicas con triángulos concretos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir